Etiquetado: bulerias

Cantaor de matrícula

“Dicen los gitanos viejos
que el cante es sabiduría,
fuente de conocimiento”

“El flamenco se canta con faltas de ortografía”. Rancapino
“Una persona que sepa leer y escribir no puede cantar flamenco, porque pierde la buena pronunciación”. Agujetas
“Para cantar flamenco no se necesitan ni libros, ni ordenadores, ni ir a la universidad”. Capullo de Jerez

¡Qué inquina, por dios! ¡Qué inquina!

¿Qué le habrán hecho las Matemáticas, la Filología Hispánica o las Ciencias Empresariales a los flamencos? ¿De qué tienen la culpa las raíces cuadradas, las tildes y la media aritmética? ¿Qué propiciará que el Duende desaparezca en cuanto intuya la presencia de alguna de éstas?

Es cierto que para cantar, tocar o bailar bien no hace falta más que eso, cantar, tocar y bailar bien pero de ahí a que la sabiduría o el conocimiento de otras materias perjudiquen al artista hay un salto…

He seleccionado tres ejemplos de cantaores flamenco del siglo XXI, aunque parezcan del siglo XVII, pero podría haber puesto 25 más porque la lista tiende a infinito.

Por suerte hay también muchos flamencos de primerísimo nivel que no opinan así: Miguel Poveda, Fernando de la Morena, Manolo Sanlúcar o Arcángel son algunos de ellos.

Precisamente hoy vamos a hablar de este último. Francisco José Arcángel Ramos, Arcángel (Huelva 1977), onubense universal y una de las figuras sin discusión del flamenco actual. Debilidad de El Pele, de Valderrama, de un servidor y de Carmen Linares, fue ella quien lo bautizó como “el niño de COU” cuando ambos estaban preparando el espectáculo La Parrala y Arcángel acudía a los ensayos recién salido de sus exámenes, carpeta de apuntes en mano.

Estudioso, perfeccionista y enamorado del flamenco, juega con el cante dibujándolo a sus anchas. Personalísimo, no desaprovecha ocasión para situar el flamenco en lo más alto, dejando su sello contemporáneo siempre partiendo desde el más profundo conocimiento de las raíces.

Su sabiduría flamenca no tiene límites, sus inquietudes tampoco.

Con todos vosotros Arcángel, cantaor de matrícula.

@maaf86

Anuncios

Te vi

“Ese que viene es Tomás,
lo conozco por la voz;
tiene la voz tomadita
del humito del carbón”

Uno va y emigra, dejando lejos todo lo que tiene, casi obligado debido a la situación del país. Y con la sensibilidad a flor de piel se encuentra con esto… y llora. No le queda otra. Llora y sufre, sufre callando, porque llora por dentro, no por fuera.

Y así, no queda más que dedicarle esta aproximación a todos los que se encuentran fuera de sitio, ya sea temporalmente o de manera infefinida.

Este regalo nos lo hace Tomás de Perrate con su eco profundo, jondo e inconfundible versionando “Un vestido y un amor” de Fito Páez, rockanrollero argento, trovador, institución rosarina.

Porque a veces la pena mata y ya se sabe que las penas que matan nunca mueren.

Nos vemos a la vuelta!
@maaf86

Vainiqueando

“Canta con la voz del corazón,
canta muy lento
que si algo de ti no pasa por mi pecho,
no lo siento”

Tenía que ser  doña Carmen Linares la que rindiese homenaje a  Vainica Doble (Carmen Santoja y Gloria Van Aerssen), uno de los grupos favoritos de mis padres y más influyentes de la música independiente de España en las últimas décadas.

Siempre al margen de las grandes mayorías, serán conocidas por el gran público al hacer la banda sonora de “Juncal”, aquella serie protagonizada por el grandísimo Paco Rabal emitida en 1989 en TV1.

Sus canciones irónicas, ácidas y sentidas no han pasado desapercibidas para grandes artistas de este país como Joaquín Sabina, Alejandro Sanz,  Grupos de Expertos Sol y Nieve, Miguel Bosé, Luz Casal o el flamenco Pepe de Lucía.

Es en este caso la cantaora de Linares la que les rinde homenaje con esta maravilla de canción por bulerías  titulada “Quiero tu nombre olvidar” perteneciente al disco “Un ramito de locura”, un discazo con Gerardo Núñez grabado en 2002 y pieza indispensable para todos los amantes del flamenco.

Un saludo.
@maaf86