Etiquetado: Carmen Linares

Maestra Carmen

“Se equivocó la Paloma,
se equivocaba;
por ir al norte fue al sur,
creyó que el trigo era agua”

“En el cante no hay maestros, hay discípulos”. Resulta curioso que el cantaor que lo dijese fuese Enrique Morente, maestro de muchos. Recientemente el Capullo de Jerez en una entrevista virtual suscribía las palabras del “eterno discípulo”.

Argumentan los flamencos que es imposible que haya maestros en un arte basado en la transmisión de sentimientos, algo imposible de medir objetivamente.

Razón no les falta si nos aferramos a la tercera acepción del diccionario de la RAE: “Persona que enseña una ciencia, arte u oficio, o tiene título para hacerlo”. Si leemos, en cambio, la primera, “Dicho de una persona o de una obra: De mérito relevante entre las de su clase” o la quinta “Persona que es práctica en una materia y la maneja con desenvoltura”, me asaltan las dudas.

Y es que Carmen Pacheco Rodríguez, Carmen Linares (Linares, 1951) es un ejemplo de maestría. Su larga trayectoria y su importantísima discografía le han hecho meritoria de la Medalla de las Bellas Artes y el Premio Nacional de la música. Su legado se ha convertido en un referente y su conocimiento y buen hacer le han convertido en una persona imprescindible para los jóvenes flamencos.

¿Quién iba a decirle a esta linarense, cuando Don Juan Valderrama le sugirió su nombre artístico, que iba a terminar siendo lo que es hoy? Una cantaora larga, profunda, grandísima aficionada, comprometida, inquieta, culta y flamenquísima. Un orgullo para el mundo flamenco, una maestra para todos.

@maaf86

De Madrid a Arahal, caminito flamenco

“Alza la voz pregonero
y pregona que en el río
no hay agua para apagar
un corazón encendío”

Antonio Machado nos dijo: Caminante no hay camino, se hace camino al andar, una verdad como un templo.

La universalidad del flamenco, éste arte tan singular, lo difícil que es triunfar en su mundo, lo fácil que es caer en sus redes. Lamentablemente hay artistas detrás de los artistas, que viven flamenco, que sueñan flamenco, que mueren por el flamenco, que ni tienen la fama ni la quieren, que aman el arte y lo tienen.

Quiero hoy denunciar, que no sólo es flamenco el del micro y el de la guitarra (que en gloria estén), que también lo es el que escribe flamenco, el que produce flamenco, el que fusiona flamenco…

 Empezó el camino en Madrid en 1959, un caminito largo que le llevó a Arahal, donde estoy seguro que respiró y se alimentó del flamenco y de la familia Pavón Cruz, y un caminito de mucho trabajo que le da sus frutos (Castillete de Oro del Festival de Cante de las Minas de la Unión, por ejemplo).

José Manuel Gamboa, enhorabuena, y no dejes tu camino, ese caminito que tanto está dando por éste arte, el caminito del Flamenco.

 Como ya escribió Miguel Ángel Alonso Fernández el discazo “Un ramito de locura” con voz de Carmen Linares y guitarra de otro genio, Gerardo Núñez, es una pieza indispensable para todos los flamencos, y ¿sabéis qué?,  lo produjo Jose Manuel Gamboa, dejándonoslo en su camino.

Antonio Muñoz

Vainiqueando

“Canta con la voz del corazón,
canta muy lento
que si algo de ti no pasa por mi pecho,
no lo siento”

Tenía que ser  doña Carmen Linares la que rindiese homenaje a  Vainica Doble (Carmen Santoja y Gloria Van Aerssen), uno de los grupos favoritos de mis padres y más influyentes de la música independiente de España en las últimas décadas.

Siempre al margen de las grandes mayorías, serán conocidas por el gran público al hacer la banda sonora de “Juncal”, aquella serie protagonizada por el grandísimo Paco Rabal emitida en 1989 en TV1.

Sus canciones irónicas, ácidas y sentidas no han pasado desapercibidas para grandes artistas de este país como Joaquín Sabina, Alejandro Sanz,  Grupos de Expertos Sol y Nieve, Miguel Bosé, Luz Casal o el flamenco Pepe de Lucía.

Es en este caso la cantaora de Linares la que les rinde homenaje con esta maravilla de canción por bulerías  titulada “Quiero tu nombre olvidar” perteneciente al disco “Un ramito de locura”, un discazo con Gerardo Núñez grabado en 2002 y pieza indispensable para todos los amantes del flamenco.

Un saludo.
@maaf86