Etiquetado: Enrique Morente

A la gloria de Enrique Morente

“Al cante no lo molestes,
tócale muy despacito
como Habichuela a Morente”

Solo podía ser por él: Por el cantaor, por la persona, por el maestro, por el amigo… Por Enrique.

Porque Morente lo fue todo en el Flamenco y mucho en la cultura contemporánea. Porque partió de las escencias del flamenco para aportarle su personalidad y abrir un camino diferente.Porque solo él podría haber puesto de acuerdo a tanta alma inquieta sin más interés que devolverle parte de lo que le deben.

Dicen que sembrando vientos se recogen tempestades. También que el tiempo pone a cada uno en su lugar. Él más que nadie sembró vientos de armonía, de confraternización y de compañerismo. Ahora, en los meses primeros de 2014 un sinfín de gente que le aprecia se reúne para devolverle tempestades de afecto, de respeto y de admiración. Sobre todo de admiración.

Porque Enrique poseía muchas virtudes: Conocimiento, jondura, sensibilidad, inquietud, valentía… De todas ellas, la más destacable para este servidor, fue su compromiso inagotable con el ARTE GRANDE.

Dentro del ámbito flamenco defendió siempre a los jóvenes, augurando un futuro espléndido para este arte en el que está tan de moda el fatalismo. Ahora se reúnen para mostrarte su agradecimiento Farruquito, Carmen Linares, Tomatito, Eva la Yerbabuena, Arcángel, Miguel Poveda, José Mercé, Pepe Habichuela, Josemi Carmona, Pitingo, Argentina, Juan Carmona, Dorantes, Habichuela Nieto, Diego Carrasco y Tomasito.

Fuera del Flamenco se interesó por todo: Teatro, cine, pintura, poesía… Por eso, solo alguien como él podía entregarse a Chacón, a Picasso, a Miguel Hernández, a Machado o a Gardel a boca llena y de la misma manera, solo por alguien como él Joaquín Sabina, Juan Diego, Santiago Auserón, Loquillo o Los Planetas podrían entregarse a Enrique sin parapetos.

La cita está fechada. Está siendo algo único. Tan único como Enrique Morente.

@maaf86

Al Mutamid, Rey Taifa

“Te he visto en mi lecho
y era como si tu brazo mullido fuese mi almohada;
era como si me abrazases y sintieses
el amor y el desvelo que yo siento;
era como si te besase los labios, la nuca,
las mejillas y lograse mi deseo.
¡Por tu amor! Si no me visitase tu imagen
en sueños, a intervalos, no dormiría más”

Muhammad ibn ‘Abbad al-Mu‘tamid fue conocido como “el Rey Poeta de Sevilla”.

Durante su reinado (1069-1090) la cultura gozó de una salud inmejorable en su reino, recibiendo a los más importantes poetas, literatos e intelectuales de la época.

Cuenta la leyenda que se jugó el futuro de Sevilla en una partida de ajedrez con Alfonso VI de León, el vencedor decidiría el destino de la ciudad. Al resultar vencedor Al Mutamid, Alfonso VI de León dejó de atacar.

Al inicio del post tenéis su poema más flamenco, “Te he visto”, en el que el maestro Enrique Morente se basó para hacer “En un sueño viniste”.

A continuación os dejamos el enlace.

Un saludo y buen martes!

@maaf86

DISTRITO FLAMENCO (ALBAYZÍN)

“Volando de boca en boca
llegó un cante a mi casa
y con la miel que traía
dejó una gota en mi alma”

¡Qué bien cantaba! Se ha ido, pero ha dejado mucho. Algunos sitúan el origen del flamenco en la boca de los musulmanes cuando hacían la oración. No lo dudo. Muy probable. Una cultura a la que Andalucía debe tanto y ha dejado tanto… ¿por qué no iban a ser ellos? Lo que perdura es una mezcla de razas en éste distrito homenajeado por musulmanes, payos y gitanos que hacen de él, uno de los lugares con más pureza y más duende del panorama internacional del flamenco.

El Albayzín es bohemia, es sensibilidad, es arte en estado puro, la Alhambra se siente orgullosa de tenerlo en su regazo, y llora de alegría cuando mirando hacia el camino de Guadix, escucha en las cuevas del Sacromonte los fandangos de Frasquito de Yerbabuena o los cantes de su amigo Juanillo el Gitano.

A diario, las zambras mantienen unidas la cultura gitana y la musulmana, no sólo mostrándola al pueblo de Andalucía, sino obteniendo reconocimiento internacional a través del turismo. La granaína, la media granaína (las dos de Chacón), la soleá y los tangos de Graná, son el eco de la melodía que ronda por los balcones del Albayzín. Tiene éste dos luceros, que mantienen viva la historia flamenca del barrio, y son la peña Niño de la Almendra, y la peña La Platería, por donde han pasado, pasan y pasarán los artistas más reconocidos del flamenco.

Ya conocemos a la familia Habichuela, o a los Morente, también a los Heredia, pero además hay familias y personas sin tanto reconocimiento que tienen por bandera estos cantes y pintan la personalidad de este barrio.

Vamos a disfrutar con el maestro Enrique Morente cantándole en una cueva a Antonio Carmona, con tanto gusto como elegancia. Vemos la unión de dos grandes familias del Albayzín.

Vive su momento dulce y transmite seguridad en el cante, Marina Heredia aquí nos regala unos tangos de Graná.

Siguen presentes los sonidos negros que se han ido transmitiendo de generación en generación, y que por mucho que pasen los años, se seguirán transmitiendo. Un barrio con mezcla de razas y culturas, que por mucho turismo que recibe, no pierde la esencia flamenca y es sin duda, uno de los lugares clave en la historia del flamenco.

Antonio Muñoz.