Etiquetado: Marina Heredia

Documinique Abel

“El médico me ha mandao
dormir con una morena,
qué medico más amable,
qué medicina más buena,
de este mal no muere nadie”

Debe ser cierto que el flamenco atraviesa fronteras, que se te mete por dentro y no te deja vivir, que se siente en el alma.

En el post de esta nueva sección os queremos hablar de Dominique Abel, una “fascinante directora de cine, escritora, guionista, modelo internacional, musa de fotógrafos y apasionada del flamenco” como escribe Juan Herrera en la página web de la francesa.

Principalmente os queremos hablar sobre tres documentales  dirigidos por ella, Agujetas cantaor, En nombre del padre y Polígono Sur “El arte de las 3000 viviendas”,  tres obras de arte que que han resultado de primordial interés para los aficionados de este arte universal.

Agujetas cantaor es un documental intimista sobre el genial y personalísimo Manuel de los Santos Pastor “Agujetas”.  Impresionante. Aquí os dejamos un enlace con una parte del documental.

En nombre del padre es un documental en el que Dominique Abel se centra en la transmisión del arte flamenco de padres a hijos. Para ello  realizó esta película con  Manolete Maya y Jaime Heredia “El Parrón”, además de sus respectivas hijas Judea Maya y  Marina Heredia.

Es un gustazo ver a Marina Heredia, una artista de primer nivel, aún tan niña.

El tercer documental que citamos es el de Polígono Sur, el arte de las 3000 viviendas. En esta ocasión Dominique Abel se sumerge en este barrio marginal de Sevilla y muestra sus costumbres, alegrías y tristezas.

En el enlace que os dejamos podéis disfrutar de una juerga con el ya mítico Pelayo y el Vareta, acompañados por el Caracafé, Bobote y el Eléctrico, además de otros vecinos del barrio.

Esperamos que estos enlaces os hagan disfrutar como yo lo he hecho y que cuando podáis, veáis los documentales enteros porque realmente merecen la pena.

Gracias por todo Dominique, gracias por tu arte.

@maaf86

Anuncios

DISTRITO FLAMENCO (ALBAYZÍN)

“Volando de boca en boca
llegó un cante a mi casa
y con la miel que traía
dejó una gota en mi alma”

¡Qué bien cantaba! Se ha ido, pero ha dejado mucho. Algunos sitúan el origen del flamenco en la boca de los musulmanes cuando hacían la oración. No lo dudo. Muy probable. Una cultura a la que Andalucía debe tanto y ha dejado tanto… ¿por qué no iban a ser ellos? Lo que perdura es una mezcla de razas en éste distrito homenajeado por musulmanes, payos y gitanos que hacen de él, uno de los lugares con más pureza y más duende del panorama internacional del flamenco.

El Albayzín es bohemia, es sensibilidad, es arte en estado puro, la Alhambra se siente orgullosa de tenerlo en su regazo, y llora de alegría cuando mirando hacia el camino de Guadix, escucha en las cuevas del Sacromonte los fandangos de Frasquito de Yerbabuena o los cantes de su amigo Juanillo el Gitano.

A diario, las zambras mantienen unidas la cultura gitana y la musulmana, no sólo mostrándola al pueblo de Andalucía, sino obteniendo reconocimiento internacional a través del turismo. La granaína, la media granaína (las dos de Chacón), la soleá y los tangos de Graná, son el eco de la melodía que ronda por los balcones del Albayzín. Tiene éste dos luceros, que mantienen viva la historia flamenca del barrio, y son la peña Niño de la Almendra, y la peña La Platería, por donde han pasado, pasan y pasarán los artistas más reconocidos del flamenco.

Ya conocemos a la familia Habichuela, o a los Morente, también a los Heredia, pero además hay familias y personas sin tanto reconocimiento que tienen por bandera estos cantes y pintan la personalidad de este barrio.

Vamos a disfrutar con el maestro Enrique Morente cantándole en una cueva a Antonio Carmona, con tanto gusto como elegancia. Vemos la unión de dos grandes familias del Albayzín.

Vive su momento dulce y transmite seguridad en el cante, Marina Heredia aquí nos regala unos tangos de Graná.

Siguen presentes los sonidos negros que se han ido transmitiendo de generación en generación, y que por mucho que pasen los años, se seguirán transmitiendo. Un barrio con mezcla de razas y culturas, que por mucho turismo que recibe, no pierde la esencia flamenca y es sin duda, uno de los lugares clave en la historia del flamenco.

Antonio Muñoz.